lunes, 5 de marzo de 2012

Yo en esa clase hubiese cantado


Aunque no es la primera vez que la RAE se pronuncia con respecto a la cuestión de la extensión del uso del “femenino políticamente correcto”, esta vez, el informe de Ignacio Bosque parece que ha creado polémica y las respuestas no se han hecho esperar.
Las diferentes personalidades e instituciones que abogan por un cambio forzoso de determinados usos lingüísticos y han creado todo un negocio a partir de los manuales de “lenguaje no sexista”, parecen no darse cuenta de cómo funcionan las lenguas. Una cosa es que en el DRAE ya se acepte “almóndiga”, porque simplemente supone una reorganización de elementos. Se sustituye un fonema por otro y no conlleva ningún tipo de alteración en el sistema lingüístico. Así evolucionan las lenguas. Un término que en un principio se considera vulgarismo acaba por aceptarse como correcto por su popularización, porque un gran número de hablantes hace uso de esa palabra. Si no ocurriera, todavía hablaríamos latín -aunque igual nos iba mejor-.
Las lenguas cambian, y estos cambios están estrechamente relacionados con las circunstancias sociales de cada momento. Pero pretender provocar un cambio en el lenguaje de manera artificiosa, antinatural y, lo que es peor, sin ninguna necesidad, es un auténtico despropósito. En español, pese a quien pese, el género masculino es el no marcado, por lo que engloba tanto al femenino como al masculino. Diferenciemos entre sexo y género, por favor: el género solo es una cuestión gramatical, la violencia de género no existe,  a no ser que  el morfema de género masculino y el morfema de género femenino acaben dándose de hostias por enajenación lingüística transitoria –ahí me callo-. Las personas no tenemos género, sino sexo: hombre y mujer.
¿En serio a alguien le parece lógico utilizar seis palabras para decir lo que se puede decir con una?: “Los afectados, hombres y mujeres, recibirán una indemnización”, en lugar de decir “Los afectados recibirán una indemnización”; o “las personas que juegan al futbol” en lugar de “los futbolistas”. Considero que a cualquiera (y a cualquiero) cuya principal intención sea comunicarse le va a parecer un disparate. Ahora bien, si su intención es dificultar el proceso de descodificación de la información, va de lujo.
Inmaculada Montalbán (Presidenta de la Comisión de Igualdad del CGPJ), respondiendo al informe de Ignacio Bosque, parece querer rebatir sus argumentos y defender, así, esta locura redundante, ilustrándonos con el siguiente ejemplo que nos debería convencer por su lógica aplastante:
La profesora sustituta llegó a la clase de música de primaria y animosa exclamó: ‘Ahora vamos a cantar todos los niños’. La hija de mi amiga quedó callada como el resto de sus compañeras. No se dieron por aludidas. Su maestra de todos los días hablaba de niños y niñas.
Pues no, amiga Inmaculada, no me convences. En mi opinión es, precisamente “la maestra de todos los días”, quien está confundiendo a esas niñas que se sienten excluidas cuando se utiliza el masculino genérico para referirse a la totalidad del alumnado. Esta gran luchadora contra la discriminación de la mujer que enarbola la bandera de la duplicación del género, le está haciendo un flaco favor a la igualdad creando una conciencia de segregación entre sus alumnos (alumnos y alumnas) por cuestión de sexo. Les está inculcando unos valores pseudofeministas que nada van a conseguir en pro de los derechos reales de los ciudadanos, sino que los van a enfrentar contra todos aquellos que hablamos con arreglo a la evolución natural de la lengua. Con respeto y sin cursilería. Sino acabaremos llegando al sinsentido de algunas feministas de lengua inglesa que rehúsan utilizar el término history porque incluye el posesivo masculino his, sustituyéndolo por herstory. ¿Atentado etimológico? ¿Histeria absurda?
No sé si la proliferación de este tipo de manuales, y la consiguiente generalización de esta –quiero pensar- moda pasajera, responde a un intento por aparentar ser más progres; a una artificio para que se subvencione con dinero público los delirios de investigación lingüística de unos pocos, o a la perversa intención de desconcertar a las nuevas generaciones. Lo que sí sé es que lenguaje y pensamiento están estrechamente relacionados. Si consiguen imponer la unificación de algo tan variado y característico como es el habla individual, perderemos parte de nuestra identidad, de nuestras matizaciones personales… En definitiva, acabaremos pensando a través de las palabras de otros.


 http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/02/actualidad/1330717685_771121.html
 http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/04/actualidad/1330896843_065369.html

12 comentarios:

  1. la de la foto eres tu?

    ResponderEliminar
  2. Es importante que esta discusión tenga alcance, que salga de los circuitos cerrados en que se ha impuesto ese estilo de corrección política en el lenguaje para evitar el sexismo. Es importante que reconozcamos, no obstante, que los defensores de la corrección política tienen buenas intenciones al querer hacer visibles a las mujeres tras largos siglos de silencio. En esto estamos de acuerdo. No somos enemigos, pero sí que presentamos nuestras objeciones a un estilo morfológico y sintáctico que chirría al oído de cualquier persona con un mínimo de sensibilidad para el lenguaje. No se debería intentar modificar los modos de expresión importando fórmulas artificiosas y redundantes. Esta expresión ha tenido mucho éxito en el lenguaje mitinero, en los documentos sindicales, en las alocuciones de políticos. Yo nunca he participado de ella y me alegro de que ahora podamos expresar nuestras diferencias con la llamada corrección política que se extiende a otros dominios como evitar la utilización del nombre de España por el sustitutivo del estado español. En la comunidad donde vivo está totalmente difundido. Hay modos que revelan una ideología y que son expresión de ella. Esta modificación artificial del lenguaje persigue motivos ideológicos que, aunque muy respetables, no significa que todos estemos de acuerdo con ello, y menos cuando altera la armonía de la expresión e introduce la cultura de la sospecha sobre los protomachistas que no utilizan estas fórmulas. Un cordial saludo. Me alegro de que hayamos coincidido en el tema abordado.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo. El problema del “lenguaje políticamente correcto” no es su uso. Cada uno tiene derecho a hablar como quiera, ahí reside precisamente la grandeza de la lengua. Lo que a mí más me molesta es su intento de imposición y la censura implícita al que no habla de esa forma. Cada vez tendemos más al eufemismo continuado, que no es más que un disfraz que se utiliza para no llamar a las cosas por su nombre, para crear ambigüedad por la cual siempre se pueda recurrir al “donde dije digo…”. Como bien dices, lenguaje mitinero. Creo que se ha confundido demasiado lo políticamente correcto con el verdadero respeto. Al final los conceptos acaban siendo tan vagos e imprecisos que parece decirse mucho, pero en realidad no se dice nada.
    Yo también me alegro de que hayamos coincidido en el tema, por lo menos darle un poco de notoriedad. Un saludo, Joselu.

    ResponderEliminar
  4. Idiotón, lo has clavao. Pero sigue siendo cierto el hecho de que la defensa de este tipo de discursos se reduce a círculos académicos universitarios donde asimilamos las palabras de nuestro mentor como sagradas y a las que no ponemos objeción (y si lo hacemos depende en gran medida del prestigio del emisor), y con las que posteriormente hacemos, sin darnos cuenta, nuestro su discurso. Ignacio Bosque ha hablado, y no seré yo quien se amotine.

    Por cierto, a anónimo le has molado. Hay veces que cuesta creer que tras una cara bonita haya una mente excelente.

    (Tomaaa piropo, esto se merece una caña de las buenas)

    Salu2

    ResponderEliminar
  5. Lucía P. ha hablado... y yo me amotino! Tienes razón en el hecho de que muchas veces tomamos a determinadas personalidades como semidioses a los que ni se nos pasa por la cabeza cuestionar, pero yo en este caso concreto estoy totalmente de acuerdo. Es más, creo que incluso ha sido demasiado "políticamente correcto", no sé, como que no se ha terminado de mojar, un poco descafeinado. Igual que la Nueva Gramática, que parece un batiburrillo donde cabe todo para intentar contentar a muchos.
    De todas formas tampoco soy muy objetiva últimamente, porque todo lo veo falso y descafeinado.
    Idiotón, hablando de cafeína, cómo echo de menos un buen café contigo y despacharnos a gusto. Y una caña ya ni te cuento...

    ResponderEliminar
  6. Pues hoy he estado en la facul (pasaba por ahí y me ha entrado la nostalgia). Así que, "cafese" y cigarro en mano, rodeada de mesas repletas de universitarios, me he puesto a recordar viejos tiempos. Yo sola. Con un par.

    Y también te he echado de menos, y mientras tenía una silla más a mi lado aún cabía la posibilidad de que aparecieras de repente diciendo... a mí ni me respires.

    Pero entonces me han preguntado si estaba ocupada la silla, y he dicho que no.

    Y se te han llevado.
    Y le he dado una calada al cigarro.
    Y he sonreído.
    Y me he dado cuenta de que permaneceremos,

    eternas.

    Como el polisíndeton de este poema.


    Aydiotón!!

    (Ha sido todo un detalle por tu parte mantener mi identidad en privado)L.P. jajaja

    ResponderEliminar
  7. Ohhhh, gracias por aportar el toque poético al tablón de comentarios.
    Parece que hubiesen pasado mil años desde que dejamos la facultad y no hace ni uno..., ¿nos estamos haciendo viejas antes de los 25? Yo, de momento, ya tengo unas patas de gallo considerables, que me lo dijo el otro día mi hermana (así como el que no quiere la cosa). Pero bueno, otra persona me dijo que, con todo lo que me río, pues era normal (me quedo con lo segundo). El caso es que es cierto que cada vez me siento más cansada, como desencantada... En fin, cuando vaya por allí en abril (que voy sí o sí), hay que hacer una visita de rigor a la city. A ver si nos contagiamos de los nuevos aires universitarios "made in Bolonia". Y, ya de paso, y dejándonos de ñoñerías (que me pongo tonta y me empiezo a morder la uña...), liarla por todo lo alto!
    Por lo menos lo he intentado, aunque no prometo nada. Ya conoces mi despiste para estas cosas, lo mismo en la próxima entrada, publico tu nombre completo, DNI, dirección de contacto, aficiones ocultas...;)
    Besicos, idiotón (por cierto, lo de "idiotón", siempre garantizará nuestro anonimato...)

    ResponderEliminar
  8. Sí, bueno, eres un peligro con eso de las TICs... el DNI no lo has puesto, pero sí has acotado la edad. Eres peor que una teenager con twitter y tarifa plana en el móvil.

    Por cierto, yo también me descubrí una arruga... pero luego estiré la cara jajaja y decidí gesticular menos que la Duquesa de Alba.

    Saludos desde el otro lado del mundo. Por qué solo puedo hablar con pareados?? prometo que no estaban preparados...

    Se me va, se me va, se me ha idoooo (el estrés, que es muy malo).

    ResponderEliminar
  9. http://www.youtube.com/watch?v=rP-UId2OnoI&feature=related

    Y de regalo... un Libraco

    Es la última joya de la corona que he encontrado en la MTV Plain Jane, es una especie de MTV tunnig pero con adolescences-jovencitas que quieren dejar de ser "una chica del montón" y quieren declararse al chico que les gusta. Y Jane es el negro rapero con cadenas de oro pero a lo Vogue, divina de la muerte toda ella. Ahora bien, los modelitos que les planta a veces a las pobres chicas-cobaya...telita.

    Lo descubrí este domingo y anda que no me pude reír con algunas cosas, aunque reconozco que la Jane tiene buen gusto en ocasiones y algún apunte he tomado.

    Te das cuenta de que estoy "troleando" tu "blog educativo to´ serio" con gilipolleces?? jajaja.

    (sí, It´s me)

    ResponderEliminar
  10. Vamos a ver si te queda claro, que yo aquí he venido a hablar de mis reflexiones educativas y no a que me pongas videos-chorras que ya hemos visto todos!
    No puedo verlo que estoy en la biblio y no tengo cascos (que mi hermana no tiene internete en casa y solo me puedo conectar esporádicamente), pero vamos, apunta maneras. Hombre aquí todo se pude relacionar, la próxima entrada la dedico al daño que hace la MTV en las adolescentes (y en alguna que otra profesora...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no era la MTV, que era la divinity... pa´l caso, patatas...

      Eliminar
  11. ¿Han cerrado este blog?

    ResponderEliminar